noestesol@ nuestra web de citas

jueves, 24 de septiembre de 2015

CASUALIDAD O CAUSALIDAD…



Estoy convencida de que todo pasa por una razón en la vida…

Algunas veces las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que esto pasa por que debe  ser así, porque llegron con un  propósito, para enseñar una lección, para descubrir quienes somos en realidad, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar, etc…
Algunas veces nos pasan cosas que parecen horribles, dolorosas e injustas, pero con el tiempo descubrimos  que sin que superemos estas cosas nunca  descubriremos  nuestro potencial, nuestra fuerza, o el poder de nuestro corazón.


Todo pasa por una razón en la vida, nada sucede por casualidad o por la suerte, sino por causalidad, enfermedades, heridas, el Amor, momentos de grandeza o de pura tontería, todo ocurre para probar nuestros  limites.
Sin estas pequeñas pruebas la vida seria como una carretera recién pavimentada, suave y lisa, una carretera directa sin rumbo a ningún lugar, plana cómoda y segura, pero  sin razón.
La gente que conocemos afectan nuestras vidas, las caídas y los triunfos que experimentamos crean las personas que somos.
Se puede aprender muchísimo de las malas experiencias. Es mas, quizás sean las mas significativas en nuestras vidas.
Si alguien nos hiere, nos traiciona o nos rompe  el corazón debemos darles las  las gracias porque nos han enseñado la importancia de perdonar, de la confianza y a tener mas cuidado de a quien le abrimos nuestros corazones.
Si alguien nos ama, amémoslos nosotros a ellos no porque ellos nos amen, sino porque nos han enseñado a amar y a abrirles nuestros corazones y nuestros ojos a las cosas pequeñas de la vida.
Hagamos que cada día cuente valorando cada momento,  además de aprender de todo lo que podamos aprender, porque quizás mas adelante no tengamos la oportunidad de aprender lo que tenemos que aprender de ese momento.


Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Mantengamos la cabeza en alto porque tenemos todo el derecho a hacerlo.

Creer que no tenemos ningún tipo de control sobre nuestra vida refuerza nuestro victimismo. Mientras sigamos creyendo que nuestra propia vida no depende de nosotros, podremos seguir eludiendo cualquier tipo de responsabilidad. Y mientras sigamos pensando que todo esto no es más que un accidente, podremos seguir evitando cualquier posibilidad de encontrar la respuesta a la pregunta ¿para qué vivimos?

DEL POR QUÉ AL PARA QUÉ, solemos preguntarnos por qué nos pasan las cosas, en lugar de pensar en  para qué nos han ocurrido. Preguntarnos por qué es completamente inútil. Potencia que veamos la situación como un problema y nos lleva a adoptar el papel de víctima y sentirnos impotentes.

Sin embargo, preguntarnos para qué nos permite ver esa misma situación como una oportunidad. Y esto nos lleva a asumir la responsabilidad. Una actitud mucho más eficiente y constructiva. 

Si creemos que estamos aquí para tener un empleo monótono que nos permita pagar nuestros costes de vida, eso es precisamente lo que tendremos  con nuestros pensamientos, decisiones y comportamientos. Por el contrario, si cambiamos nuestra manera de pensar y de actuar, tenemos la opción de modificar el rumbo de nuestra existencia, obteniendo  resultados diferentes. 

El simple hecho de creer que es posible representa el primer paso.

Yo te propongo que pienses que es posible crearte un futuro mejor, informate, TU PUEDES.

Repitamonos a nosotros mismo que somos personas  magníficas, sino creemos en nosotros mismo nadie mas lo hará tampoco.

CREAR NUESTRA PROPIA VIDA, ENCONTRARLA Y LUEGO VIVIRLA.

No existe La Casualidad, todo es Causalidad en nuestra vida, en nuestro camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu comentario sobre el arículo.